Ejercicios para estimular los primeros pasos de tu bebé

En muchos momentos de desarrollo del niño, por ejemplo cuando empieza a hablar o a ir al colegio, es recomendable estimularle para ayudarle a crecer. Esto también ocurre cuando el bebé comienza a andar. Cada bebé evoluciona a un ritmo diferente, pero la mayoría de ellos comienzan a dar sus primeros pasos a la edad de los 11 meses. Poco a poco irá soltándose hasta conseguir el equilibrio necesario para caminar por sí mismo. En este proceso, los padres tenemos un papel importante y es que si sabemos actuar correctamente les seremos de gran ayuda. Para poder estimular su desarrollo y ayudarle en el proceso te daremos algunos consejos útiles para tu bebé:

1. Evita la sobreprotección: deja que experimente y pruebe cosas nuevas. Es recomendable que le des la máxima libertad pero siempre y cuando hayas eliminado todos los obstáculos de la casa.

2. Cuida de sus caídas: aunque los golpes son inevitables, tu actitud frente a una caída es primordial para que el bebé no le coja miedo a andar; deberás atenderle pero no es recomendable exagerar los golpes. No te preocupes en exceso, siempre que la caída sea leve.

3. Estimúlale jugando: es importante que el niño se divierta mientras aprende; por eso, los juegos son un buen método para ayudarle a andar. Ponle música mientras da los primeros pasos, hazle saltar sobre un cojín o haz ejercicios con él.

4. Elogia y aplaude cada adelanto: si le animas y le haces saber que está bien lo que hace, el niño se animará a seguir aprendiendo e innovando.

5. No le fuerces a hacer algo que no quiere: si al niño no le apetece andar no le obligues, deja que sea él quien decida cuando y donde hacerlo.

6. Deja que de los primeros pasos descalzo: andar descalzo ayuda a estimular la capacidad de agarre de los dedos. Si el suelo está frío ponle calcetines comprobando que sean antideslizantes.

7. Utiliza el calzado adecuado: cuando el bebé comience a andar deberás asegurarte de que los zapatos que lleve son los más propicios para su edad y su etapa de desarrollo.

Los primeros pasos del bebé son toda una aventura tanto para el niño como para los padres. El bebé querrá experimentar todo lo que hay a su alrededor y los padres deberéis estar pendientes de él porque no querrá estar quieto, pero a la vez es una bonita experiencia de la que merece la pena ser testigo.

La limpieza de los oídos del bebé

Mantener al bebé limpio y aseado es una labor muy importante, ya que le previene de infecciones que pueden suponer un peligro para el niño a esas edades. Los oídos son una de las zonas más complicadas a la hora de asearlas pero no quita que se tengan que tener cuidados y limpios.

Lo más importante es saber que los oídos se deben limpiar exclusivamente por el exterior, es decir, podrás limpiar el pabellón auricular y la zona posterior de la oreja. Y no deberás introducir nunca, ningún instrumento para eliminar la cera que pueda acumular el oído del bebé. Esto tiene una doble explicación:

– En primer lugar, si introducimos un bastoncillo u otro elemento similar para extraer los restos de cera, podríamos ocasionar en el oído del niño heridas internas, o lo que es peor, introducir aún más la cera hacia el interior creándole un tapón de cerumen.

– Y, en segundo lugar, la cera cumple una función para el cuerpo y es que ayuda a combatir las infecciones que se pueden ocasionar dentro del oído y actúa como un escudo contra la suciedad y el polvo que puede introducirse en el tímpano.

Para limpiar los oídos basta con un poco de aceite, un pañito húmedo o agua enjabonada que limpie el exterior de la oreja. Puedes utilizar también algún bastoncillo, pero se emplearán sólo para ir retirando lo que vaya saliendo del exterior del oído, sin introducirlos en el interior del mismo. Si ves que el bebé tiene justo en la entrada del oído restos de cera, intenta retirársela sin introducir el bastoncillo.

El momento más conveniente para asear los oídos es en la hora del baño, para así tener que evitar ponerte en otro momento a limpiarle los oídos; de esta manera lo haces todo de una vez. Si al niño se le mete una gota de agua en el oído no te preocupes, ya que dentro hay pequeños vellos que absorben el agua. A no ser, que el bebé manifiesta alguna molestia, pues ene se caso es recomendable acudir al pediatra.

Recuerda, aunque no es muy agradable el aspecto del cerumen en el oídio, la cera sale por si sola, así que evita siempre introducir elementos en su interior y limítate a asear la zona del exterior para evitar los tapones en los oídos del bebé.

Vacaciones con bebés en la playa

En la época del año en la que nos encontramos es frecuente que las familias se tomen unos días de descanso y se vayan a la playa a disfrutar de unos días libres. Si no sabes si salir con tu bebé a la playa no debes pensarlo más, pues el mar es muy relajante y estimulante para los niños siempre y cuando no estés todo el día tomando el sol, ya que sería perjudicial para tu pequeño.

Siempre hay excepciones, y es que los bebés menores de seis meses no deben ir a la playa, ya que su piel es todavía muy débil y a pesar de estar debajo de la sombrilla el reflejo del sol podría provocarle quemaduras. Si en tu caso, tu bebé es mayor de seis meses sería una buena idea que fueseis toda la familia a la playa; eso sí es necesario tener en cuenta algunos consejos:

1. Respeta los horarios de exposición al sol: cuando vamos con niños pequeños a la playa es recomendable que evitemos su exposición en las horas en las que los rayos solares son más dañinos. Por eso, lo más adecuado es que por la mañana se baje a la playa entre las nueve y las diez y media de la mañana; y por la tarde, después de las cinco. En esas horas el bebé tendrá menos posibilidades de quemarse y estará más relajado en la playa, ya que habrá menos gente. Puedes aprovechar para que moje sus piecitos en la orilla y para que juegue en la arena.

2. El bebé deberá estar siempre bajo una sombrilla: la arena también refleja las radiaciones, por eso, cuando el bebé esté jugando en la arena, además de estar protegido por la sombrilla, deberá estar vestido con una camiseta de algodón y una gorra.

3. Usa siempre crema protectora con un factor superior a 30. Deberás aplicársela por todo cu cuerpecito, incluidas las manos, los pies, las orejas y la nuca. Échasela media hora antes de exponerse al sol y renueva con frecuencia y cuando salga del agua.

4. Lleva agua y dale comidas livianas: es importante que el bebé no se deshidrate por eso, debes darle agua frecuentemente y evitar proporcionarle comidas muy pesadas.

5. Dale baños de agua fresca para combatir el calor; esto le ayudará a que sus siestas sean más relajadas.

Tiendo en cuenta estos pequeños consejos sólo queda que tanto los padres como el bebé paséis unas felices vacaciones y aprovechéis para descansar y disfrutar de vuestro hijo en el mar. También puedes visitar el blog de nuestra web amiga tartabebe.com dedicada a ofrecer tartas de pañales como regalo para recién nacidos.

Antojos, lunares y manchas en el bebé

Si nuestro bebé nace con alguna mancha en su piel es recomendable acudir al pediatra para que nos diga de qué clase se trata y cómo evolucionará la manchita. La mayoría de ellas, desaparecen solas y no tienen importancia, pero hay otras que requieren algún tipo de tratamiento.

Las manchas en la piel pueden tener diferentes colores y formas y aunque lo mejor es acudir al pediatra, a continuación os daremos algunos datos para que sepáis distinguir entre unas y otras.

1. Antojos: son tumores vasculares benignos formados por un aumento de capilares sanguíneo. Son manchas de nacimiento que tienen un color rosado o rojizo y pueden tener forma plana o profunda. Suelen notarse más cuando el niño llora y se blanquean cuando se presiona. Los angiomas planos pueden desaparecer con el tiempo (entre los tres y doce años), pero los antojos profundos requieren de cirugía o láser.

2. Lunares (mancha melánica y nevus): es un tumor melánico benigno que se producen por un aumento de los melanocitos que resaltan por tener un color más oscuro que el del resto de la piel. Suelen tener un color marrón oscuro o negro y los bordes perfectamente definidos. Su forma es irregular y puede medir entre 1,5 cm. y 20 cm., pudiendo contener vello. Pueden aparecer al nacer o después y no se quitan. Por lo general, los lunares son benignos pero se recomiendo que los controle un dermatólogo sobre todo los lunares grande.

3. Pecas: son lunares de tamaño pequeño (entre 1 y 2 milímetros). Presentan un color marrón claro y son abundantes en niños pelirrojos y de piel clara. El sol favorece la aparición de las pecas, por eso en los meses de verano salen más y en los meses de invierno se aclaran. No tienen ningún tipo de peligrosidad y el único tratamiento que se le puede aplicar es una crema de protección solar.

4. Mancha café con leche: es una mancha melánica de color marrón claro que puede aparecer al nacer o después. Tiene una forma levemente irregular, su tamaño es inferior a 1,5 cm. y posee una superficie lisa. En principio no se tiene que aplicar ningún tratamiento siempre y cuando tenga como máximo tres manchas de este tipo; si presenta más de siete hay que consultar con el pediatra.

5. Mancha mongólica: es una mancha melánica de color azul pálido y de superficie plana. Se localiza en la parte baja de la espalda justo en el centro, tiene la forma de un triángulo y aparece desde el nacimiento. Al ser totalmente benigna no hay peligrosidad ni necesidad de aplicar ningún tratamiento, ya que tiende a desaparecer en la pubertad.

Estas son algunos de los tipos de mancha que pueden aparecer en la piel de su bebé. No todas son peligrosas ni requieren tratamientos, pero en cualquier caso es mejor que un pediatra las examine para que él, siendo el experto, dictamine si la mancha es benigna o maligna.

Cómo elegir el juguete adecuado

Es fácil que recibamos regalos como tartas de pañales como las ofrecidas por tartabebe.com, pero cuando somos los padres los nos disponemos a comprar un juguete a nuestros hijos nos surgen muchas dudas en cuanto a la seguridad, si es el adecuado para la edad del niño, o si serán educativos o estaremos incitando a la violencia con la elección que hagamos. Para ayudar a todos aquellos padres que estén un poco perdidos cuando van a comprar un juguete a sus pequeños os daremos algunos consejos que podéis llevar a cabo:

1. Antes de realizar la elección, lo primero de todo es hacer una reflexión acerca de qué es lo que el niño quiere, lo qué necesita y lo qué ya tiene; de esta manera, no estaremos comprando en vano y al niño le hará mucha más ilusión. Para eso, es importante tener en cuenta los gustos preferencias de nuestros hijos.

2. Un buen juguete debe estar cercano al mundo inmediato del niño. La actividad que proponga el juego debe ser lúdica, que le incite a divertirse y no a aprender, y que le motive. Para lograr la estimulación del juego en los niños es importante atender a su forma, diseño y color.

3. Es conveniente evitar crear estereotipos sexistas a través de los juguetes, es decir, con él deberán jugar niños y niñas indistintamente. Además, es muy importante que no potencie la violencia.

4. Para asegurar la mejorar garantía el juguete debe estar fabricado en algún país de la Unión europea o pertenecer a alguna marca conocida (algunos juguetes utilizan la marca de la CE a pesar de que no cumplan los requisitos de seguridad necesarios).

5. Si el juguete desarrolla su imaginación y creatividad estimula su curiosidad y su interés por investigar y potencia su capacidad de pensar y resolver problemas habremos realizado una buena elección.

6. Debemos elegir juguetes que faciliten la participación en grupo, de esta manera el niño aprenderá a compartir con los demás y comunicarse con el resto lo que facilitará las relaciones entre iguales.

Recuerda que el mejor juguete no es el más caro de la tienda sino el que mejor se adapte a la edad y características del niño/a.

El embarazo y el sexo

La mayoría de las parejas tienen miedo de tener relaciones sexuales durante el embarazo porque piensan que es dañino para el bebé y la mujer; sin embargo, el sexo es totalmente seguro para ambos, y se puede practicar con normalidad siempre y cuando el embarazo no esté catalogado como alto riesgo, ya que en ese caso, se deberán tomar algunas precauciones.

Bien es cierto, que durante los meses de gestación se producen cambios en cuanto al apetito sexual de la pareja que irán variando trimestre a trimestre. Durante los tres primeros meses, más de la mitad de las mujeres en estado, ven disminuido su deseo sexual debido al cansancio, náuseas y otras consecuencias del embarazo; mientras que otras, llegan a experimentar su primer orgasmo en este momento. En el segundo trimestre, superados los miedos a dañar al bebé, la actividad sexual vuelve a aparecer de la misma manera en la que se practicaba antes del embarazo e incluso se disfruta más que nunca. Finalmente, en el último periodo de gestación, las relaciones sexuales disminuyen considerablemente, debido al tamaño de la tripa y las ansias por la llegada del bebé.

El sexo durante el embarazo tiene múltiples ventajas y puede llegar a ser muy positivo para la pareja. Algunas de estas ventajas son las siguientes:

1. Durante el embarazo se despiertan sentimientos más profundos en la pareja, lo que puede llevar a disfrutar del sexo con mayor intensidad.

2. Puede llegar a ser más espontáneo y relajado para aquellas parejas que han estado sometidas a tratamientos para poder quedarse embarazadas, ya que en este momento no tienen que preocuparse por nada y disfrutan del sexo de forma mucho más relajada.

3. Las relaciones sexuales en el embarazo preparan los músculos para el momento del parto, ya que cuando se practica sexo los músculos de la vagina se ejercitan y adquieren mejor tono para la hora del alumbramiento.

Por otro lado, las posiciones más cómodas para la mujer a la hora de practicar sexo durante el embarazo son en las que ella está encima, ya que de esta manera controla su peso y el grado de penetración y la penetración de lado (las cucharas), debido a que el peso está distribuido en pareja y el grado de penetración es menos profundo.

Como ves tener relaciones sexuales en el periodo de gestación no perjudica a ninguno de los tres; la pareja puede disfrutar relajadamente del sexo y el bebé no se verá dañado por la practica del mismo, siempre y cuando el médico no señale lo contrario, ya que en ese caso se deberán tomar medidas.

Aprender a ser padres

[fusion_text]

Una vez recibidos los primeros regalos para nuestro bebé y superada la alegría inicial de los futuros padres al conocer la noticia de que pronto serán uno más en la familia en algunos padres puede surgir un temor real hacia la paternidad. ¿Seremos capaces de darle todo lo que necesita al bebé?, ¿Sabremos criar y proteger al pequeño?, ¿Satisfacerle con todo lo que necesita?, ¿Educarle correctamente?

Todas estas dudas, temores y miedos son naturales, practicamente todos los padres lo sufren, pero tambien a todos se les pasa, porque como es lógico ante algo nuevo, asusta, más por lo complicado o delicado que sea, por el desconocimiento que se tiene del tema en cuestión.

Pero una vez que te des cuenta de tu nueva situación y seas consciente, empezarás a buscar soluciones, a informarte de amigos o familiares que sean padres, preguntando aquello de lo que ahora tienes dudas pero que no habías sido consciente que podrías necesitar saber hasta que ha llegado el momento.

Te aconsejamos que consultes páginas web dedicadas al mundo del bebé donde encontrarás multitud de consejos útiles y respuesta a tus preguntas, tales como mibebeyyo.com, o tengas libros a mano para poder hacer un lectura rápida en un momento de apuro, como “Cuida de tu bebé”.

Tambien existe la opción si tienes tiempo antes de que nazca, porque después será realmente difícil, de hacer algún curso de los que se ofrecen en Aprendelo.com, con el que podrás aprender a ser el mejor padre. Hagas lo que hagas ya verás como sabrás lo que tendrás que hacer cuando llegue el momento.

[/fusion_text]