Enseñar a dibujar a tu bebé

Sus primeros dibujos

Todos nacemos con cierto instinto de expresión artística, aunque a algunas personas se le desarrolle más y a otras menos. Es común en lo seres humanos representar lo que nos rodea según lo percibimos y una de estas expresiones es la pintura. Los primeros garabatos son muy emocionantes tanto para el bebé como los padres, ya que muchos ni hablan aún y supone una de las primeras expresiones del bebé. Además de potenciar su creatividad, los primeros dibujos del bebé ayudan al desarrollo comunicativo e intelectual de los niños. Todo aquello que les influye del mundo exterior es susceptible de ser representado por los bebés, y a menudo, es de una forma bastante distorsionada, ya que aún no tienen la madurez suficiente.

Cómo enseñar a dibujar a bebés

En un primer momento, el niño no va a entender qué función tiene una pintura ni un papel. Por ello, más que explicarlo, vamos a mostrar directamente cómo se utiliza dejándoles que ellos mismos razonen el funcionamiento. Eso sí, siempre bajo nuestra supervisión para evitar cualquier percance. Hasta que el niño no mejorando su nivel de dibujo, será difícil realizar una interpretación de dibujos coherente, pero ya podemos ir conociendo sus colores favoritos, sus formas, sus posiciones…

De esta forma, lo más fácil para comenzar es utilizar dibujos infantiles para colorear, así como plantillas de colorear, que simplemente sirvan para jugar con los colores y que el bebé empiece conocerlos.

 

Etapas del dibujo infantil

Muchos especialistas definen la creatividad de los niños por etapas de dibujo, que no solo varían según la edad, sino también dependiendo del nivel de desarrollo que el propio niño tenga por naturaleza. Así pues, distinguimos:

  • Primera etapa: que se sitúa entre el primer año y su tercer año de vida. En ella, el trazo es apenas desarrollado. Simplemente realizan movimientos intuitivos.
  • Segunda etapa: que empieza a los 3 y llega a los 4 años. Normalmente, comienzan a escribir su nombre y algunos números. Evoluciona su gusto cromático y saben diferenciar más los colores.
  • Cuarta etapa: entre los 4 y los 7 años. Su intención de representación es más clara y sus formas empiezan a parecerse a la realidad, lo que ayuda a analizar dibujos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *