La dieta alimenticia de la madre podría determinar el sexo del bebé

El estudio realizado por las universidades de Exeter y Oxford ha revolucionado las investigaciones que durante muchos años han intentado determinar cuál es la clave para elegir el sexo del bebé. Los resultados del estudio demuestran una relación directa entre la alimentación de las futuras mamás con el sexo de los niños en la época de la concepción. El estudio muestra, por otro lado, que el tabaco o la cafeína no influyan en el sexo del futuro bebé.

A pesar de que el sexo de los bebés se determina genéticamente por el cromosoma X o Y aportado por el esperma del hombre, parece ser que el cuerpo de la madre podría favorecer que el embrión sea masculino o femenino en función de la dieta que haya seguido la mamá durante la concepción. Según la investigación, dirigida por la profesora Fiona Mathews, las mujeres que siguen dietas bajas en calorías tienen mayor probabilidad de dar a luz a una niña. Mientras, que en el caso contrario, aquellas mujeres que consuman alimentos altos en calorías, serían más propensas a tener un varón.

Para llevar a cabo el estudio utilizaron 740 mujeres británicas que estaban embarazadas por primera vez y no sabían cuál era el sexo de su hijo. En función del número estimado de calorías consumidas fueron dividas en varios grupos. Posteriormente, se observó que el 56% de las mujeres que consumían más calorías tuvieron varones y el 45% de las madres cuyo aporte energético era menor parieron niñas.

Como es de suponer, las críticas a la investigación no han tardado en aparecer. Y es que muchos investigadores ponen en duda estos resultados. Algunos de ellos, consideran que el sexo del bebé sólo se determina de forma genética y señalan que la dieta no influye para nada en el sexo del niño. Otros, afirman que la única forma de determinar el sexo del bebé es mediante selección de embriones.

En mi opinión, creo que los padres que deseen fervientemente que el sexo de su bebé sea uno en particular, no se dejen llevar por esta investigación; todavía hay muchas cosas por demostrar y lo más importante es que la mamá lleve una dieta sana y equilibrada para que su salud y la del futuro bebé (nazca con el sexo que nazca) sea la correcta y adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *