Cómo limpiar y conservar lápidas

Las lápidas son testigos silenciosos de la memoria y el legado de nuestros seres queridos. Sin embargo, con el paso del tiempo, estos monumentos pueden sufrir el desgaste natural y perder su brillo original. En este artículo, descubriremos algunos consejos prácticos y sencillos para limpiar y conservar adecuadamente las lápidas, asegurando que perduren en perfecto estado durante muchos años. Acompáñanos en esta tarea de cuidar y preservar la historia de aquellos que ya no están con nosotros.

Cómo limpiar y conservar lápidas

Las lápidas tienen una larga historia. La palabra «cementerio» en griego significa «dormitorio» y (apropiadamente) los antiguos griegos estuvieron entre los primeros en reservar tierras en las afueras de sus ciudades para el entierro de los muertos. En la Europa medieval, los cristianos querían ser enterrados en terreno consagrado, ya sea en una iglesia o junto a ella. Y antes de la Revolución Industrial, sólo los ricos podían permitirse monumentos y monumentos.

Más detalles en las lápidas significan más valor para los historiadores familiares. Sin embargo, las lápidas corren riesgo debido a su edad y la exposición a los elementos, provocando su deterioro. Depende de nosotros, los “turistas de lápidas”, comprender exactamente a qué nos enfrentamos para poder documentar, reparar y preservar estos frágiles monumentos. Esto es lo que necesita saber para mejorar las letras de las lápidas y descubrir qué reparaciones deben realizarse.

Evaluación de una lápida

Antes de hacer cualquier otra cosa, mire alrededor de la tumba para determinar en qué condiciones se encuentra la piedra, incluso si es demasiado frágil para repararla o limpiarla. Es posible que la piedra solo necesite una limpieza suave para eliminar el pasto y la suciedad, o puede que encuentre grietas, roturas y daños complicados que requieran un plan más detallado para solucionarlos. Aquí hay algunas condiciones que debe considerar antes de decidir cómo proceder.

Suciedad, escombros y vegetación.

Limpiar una lápida requiere mano cuidadosa. Con el tiempo, la tierra, la hierba, los líquenes y la hiedra pueden pasar factura, especialmente en un marcador que ha estado incrustado en el suelo durante años donde se ha reclamado la hierba. Sin embargo, conviene lograr un equilibrio entre legibilidad, conservación y exactitud histórica (al fin y al cabo, la pátina adquirida a lo largo de los años forma parte del encanto de las lápidas). Nuestras marcas ancestrales deben conservar su apariencia y atractivo auténticos, y las prácticas nocivas y los productos agresivos pueden debilitar y destruir las piedras para siempre.

Al limpiar una tumba, recorte el exceso de pasto, malezas, enredaderas y plántulas con tijeras o tijeras. Tenga cuidado al retirar las plantas por el tallo. Sus raíces pueden comprometer la integridad de la estructura y hacer que un marcador se agriete, se caiga o se deshaga.

Si planeas limpiar la lápida tú mismo, empaca una bolsa de reparación de cementerio con agua para lavar y enjuagar, un cepillo para quitar la suciedad de la superficie de la piedra y un cepillo de dientes para quitar la suciedad de las pequeñas grietas. Otro elemento útil es un raspador de plástico para ayudar a eliminar líquenes y musgo. Sin embargo, nunca utilices herramientas de metal o cepillos de alambre, ya que pueden rayar y crear pequeñas grietas que permiten que el agua y la suciedad entren en la piedra, causando aún más daño.

Muchos conservacionistas de lápidas y monumentos lo utilizan. D/2 solución biológica Mezclado con agua para limpiar cierto tipo de lápidas. Sin embargo, es posible que este producto no sea adecuado para lápidas antiguas o frágiles. También evite la lejía, los limpiadores domésticos, la crema de afeitar, los limpiadores en aerosol comerciales y cualquier cosa que contenga ácido. Si bien el resultado inicial puede ser una piedra súper blanca, los ingredientes de estos limpiadores pueden erosionar la superficie y dejar residuos que harán que se pudra aún más rápido.

Cómo limpiar y conservar lápidas
Se requiere mano ligera para limpiar piedras frágiles y viejas. Un pulverizador lleno de agua acelera el proceso y un amigo con quien charlar.

meteorización

La intemperie hace que las lápidas se debiliten y se desgasten. Los daños varían según el tipo de piedra (ver infografía a continuación) y la ubicación de la lápida en el cementerio. Hay tres tipos de meteorización de la piedra: física, química y biológica.

La meteorización física ocurre durante eventos climáticos naturales como el viento y las precipitaciones. La orientación de una lápida puede provocar daños climáticos más o menos graves. Por ejemplo, una lápida orientada al norte (de donde proviene el peor clima invernal en los Estados Unidos) estará expuesta a los elementos y se desgastará más que los marcadores orientados en una dirección diferente.

Las fluctuaciones de temperatura también pueden causar daños con el tiempo. La erosión por congelación y descongelación ocurre cuando la humedad atrapada en una piedra de cementerio se expande durante las heladas y se contrae cuando las temperaturas suben por encima del punto de congelación. Este efecto de “empujar y tirar” puede hacer que una lápida se agriete, se rompa o se desmorone. El proceso de congelación y descongelación es especialmente perjudicial para los marcadores de arenisca y caliza.

Asimismo, la meteorización por expansión y contracción tiene el efecto contrario con el mismo resultado. En los días calurosos y secos, la superficie exterior de la piedra se expande y se enfría rápidamente por la noche. Esto ejerce presión sobre el marcador, lo que puede provocar grietas y grietas, especialmente en lugares secos como el suroeste de los Estados Unidos.

Sin embargo, la meteorización química es causada por la exposición a contaminantes como la lluvia ácida. Hay tres tipos diferentes:

  • ácido carbónico Esto sucede cuando el agua de lluvia entra por grietas o juntas y debilita la piedra aumentando el hueco. Luego, las marcas en la superficie comienzan a erosionarse, las letras se vuelven borrosas y las capas de piedra se desprenden.
  • hidrólisis La lluvia ácida reacciona con ciertos minerales de la piedra y provoca descomposición y picaduras.
  • oxidación Es cuando el metal de una piedra interactúa con el agua y el aire, dejando manchas o decoloración en el monumento. (Recuerde: la Estatua de la Libertad de cobre alguna vez fue de color cobre).
  • Meteorización biológica Ocurre cuando seres vivos como enredaderas, líquenes, musgos y raíces de árboles dañan la estructura y la superficie de la lápida. Incluso pueden penetrar la piedra, creando grietas que se dividen en capas y eventualmente hacen que el marcador se caiga.

Daños menores: pequeñas grietas, astillas o roturas

Compruebe si hay grietas finas, astillas y roturas. El cuidado descuidado del césped, los daños causados ​​por tormentas, las reparaciones inadecuadas (incluso las bien intencionadas) y, lamentablemente, el vandalismo pueden pasar factura a una lápida de cementerio. Elementos como la lluvia, la nieve y el hielo pueden crear un ciclo de congelación y descongelación, lo que da lugar a pequeñas grietas por tensión que se llenan de humedad, aumentando el espacio y provocando problemas a largo plazo.

Si una lápida está rota en dos pedazos (pero por lo demás está en buenas condiciones), es posible que tengas la tentación de repararla con una resina epoxi especial. Pero en realidad hay varios puntos a considerar. Por ejemplo, ¿dónde ocurrió la ruptura? Si la piedra se rompe cerca del suelo, necesitará una nueva base, completa con una base para colocar la piedra. Si la rotura está en el medio de la marca o es diagonal, se deben recortar los extremos deshilachados e insertar pasadores de piedra antes de poder usar un epoxi específico para piedra.

Antes de realizar cualquier reparación, hable con alguien con conocimientos sobre restauración de piedra. Lo que alguna vez fue una práctica común ahora puede considerarse perjudicial. Por ejemplo, las piedras rotas solían “moldearse en cemento” o atornillarse con losas de piedra. Sin embargo, las mejores prácticas actuales requieren métodos menos destructivos que también sean visualmente atractivos.

Cómo limpiar y conservar lápidas
Utilice esta infografía para obtener más información sobre el tipo de piedra con la que trabajará en el cementerio.

Daños mayores: piedras hundidas y monumentos fuera de la base.

Dependiendo del tipo de piedra, peso y superficie, los monumentos se hunden. Es posible que hayas notado piedras más antiguas sin base que se han hundido tanto en el suelo que ya no se puede leer una inscripción. (Los marcadores de bronce blanco son famosos por esto). Esta solución requiere colocar una almohadilla debajo de la piedra, lo que a su vez requiere la delicada tarea de retirar físicamente la piedra sin aplicarle demasiada fuerza.

Es mejor dejar en manos de los profesionales los monumentos que se hunden en el suelo (o que se desprenden completamente de su base). Estas reparaciones requieren herramientas y equipos especializados diseñados para levantar piedras frágiles y mantenerlas estructuralmente intactas durante las reparaciones.

Busque un grupo conservacionista para preservar la piedra y mantenerla accesible en los años venideros. Existen numerosas asociaciones profesionales y grupos de voluntarios en todo el país que están capacitados y autorizados en las prácticas de cuidado de cementerios. Un administrador de cementerio puede ayudar a evaluar la grave situación y proporcionar una lista de grupos de preservación.

Embellecer letras sobre piedras.

Con el tiempo, las letras y las inscripciones pueden resultar difíciles de leer. En el pasado se recomendaba frotar las lápidas con carbón o tiza para captar lo que estaba escrito en la piedra. Sin embargo, ahora sabemos que incluso el frotamiento más cuidadoso puede provocar pequeñas grietas que eventualmente pueden provocar la rotura de la piedra.

En su lugar, puede utilizar una cámara digital o un teléfono inteligente para capturar los registros más claros y precisos de un cementerio. Primero fotografíe la marca en el frente y luego fotografíe los lados y la parte posterior de la piedra. Y no olvides tomar fotos de “los vecinos”; Es posible que familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y colegas de la iglesia hayan sido enterrados cerca.

Si la inscripción de la piedra es difícil de ver, use una linterna o un espejo para iluminar la inscripción con una luz brillante. Otra opción es llenar una botella con atomizador con agua y mojar las letras para que resalten más oscuras contra la piedra. Una vez que llegues a casa y subas tus fotos, puedes usar una aplicación de edición de fotografías para convertir la imagen a blanco y negro y/o invertir los colores para resaltar la letra.

Preservar el pasado

Los cementerios nos ofrecen más que un simple lugar para enterrar a nuestros muertos. Se presentan como hermosas obras de arte y arquitectura en un hermoso entorno al aire libre y brindan todo tipo de información sobre nuestros antepasados. Sólo a partir de los tipos y estilos de lápidas, así como de su iconografía, podemos obtener pistas sobre la estructura poblacional y la clase social de nuestros antepasados, así como información sobre la historia, los valores sociales, las actitudes culturales y las creencias religiosas de su comunidad.

Cuando un cementerio cae en mal estado o desaparece, perdemos información histórica valiosa sobre esa comunidad y sus residentes. Por eso es tan importante la preservación de las lápidas de los cementerios y la preservación de nuestros cementerios. Ya sea que se centre en tumbas familiares o trabaje para preservar los cementerios locales y regionales, recuerde siempre la primera regla del cuidado de los cementerios: no hacer daño. Su objetivo debe ser dejar el legado duradero del cementerio en mejores condiciones de como lo encontró.

Como dijo una vez Benjamín Franklin: “Se puede distinguir el carácter de una ciudad por el aspecto de sus cementerios”. Haga todo lo posible para mantener los cementerios y las lápidas en las mejores condiciones para las futuras generaciones de turistas de lápidas.

Una versión de este artículo apareció en la edición de septiembre/octubre de 2021 de Revista Árbol Genealógico.

Lecturas relacionadas


Cómo limpiar y conservar lápidas>

Inspeccionar la lápida y revisar los registros en la oficina del cementerio puede proporcionar información sobre la ascendencia que no se puede encontrar en una base de datos de entierros en línea. Aquí hay nueve cosas que puedes aprender.


Cómo limpiar y conservar lápidas>

Esta práctica guía con fotografías de muestra le ayudará a eliminar las conjeturas sobre algunos de los símbolos de lápidas más populares.


Cómo limpiar y conservar lápidas>

Con estas cuatro preguntas, las tumbas y cementerios de sus antepasados ​​cobrarán vida con la historia familiar.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




FAQs sobre cómo limpiar y conservar lápidas

FAQs sobre cómo limpiar y conservar lápidas

1. ¿Por qué es importante limpiar y conservar las lápidas?

La limpieza y conservación adecuada de las lápidas es esencial para preservar la memoria y el legado de nuestros seres queridos que ya no están con nosotros. Además, garantiza que las lápidas se mantengan en buen estado y evita su deterioro prematuro.

2. ¿Cuál es la mejor manera de limpiar una lápida?

Para limpiar una lápida, es recomendable utilizar agua tibia y un cepillo de cerdas suaves. Evita el uso de productos químicos abrasivos que puedan dañar la superficie de la lápida. Si hay manchas difíciles de eliminar, puedes utilizar jabón neutro diluido en agua. Asegúrate de enjuagar bien la lápida después de la limpieza. Siempre es recomendable consultar las pautas del cementerio o hablar con un profesional para obtener recomendaciones específicas.

3. ¿Cómo puedo prevenir el crecimiento de líquenes y musgos en una lápida?

El crecimiento de líquenes y musgos en las lápidas es común y puede ser perjudicial para su integridad. Para prevenir su crecimiento, se recomienda mantener las lápidas libres de humedad y sombra. Evita regar en exceso las plantas cercanas y asegúrate de que haya una buena circulación de aire alrededor de la lápida. Si ya hay líquenes o musgos presentes, es mejor consultar a un profesional para su eliminación adecuada.

4. ¿Es seguro utilizar productos químicos para limpiar las lápidas?

No se recomienda el uso de productos químicos agresivos para limpiar lápidas, ya que pueden dañar el material de la lápida y afectar su apariencia a largo plazo. Siempre es mejor optar por métodos de limpieza suaves y naturales, como agua tibia y jabón neutro. Siempre consulta las recomendaciones del fabricante o busca orientación profesional si tienes dudas sobre los productos que puedes utilizar.

5. ¿Con qué frecuencia debo limpiar una lápida?

La frecuencia de limpieza de una lápida dependerá de varios factores, como el clima local y el nivel de contaminación ambiental. En general, se recomienda realizar una limpieza suave al menos una vez al año, o cada seis meses en áreas con mayor contaminación. Sin embargo, si notas una acumulación significativa de suciedad o daño en la lápida, puede ser necesario limpiarla con mayor frecuencia.

6. ¿Puedo contratar a un profesional para limpiar y conservar una lápida?

Sí, muchas personas optan por contratar los servicios de profesionales especializados en limpieza y conservación de lápidas. Estos expertos tienen el conocimiento y las herramientas adecuadas para realizar una limpieza segura y efectiva, asegurando que la lápida se mantenga en óptimas condiciones. Asegúrate de investigar y elegir a un profesional con experiencia y buenas referencias.

¡Recuerda que es importante tratar las lápidas con respeto y cuidado durante el proceso de limpieza y conservación!

  1. Referencias:
  2. CDC – Preparación para huracanes
  3. Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. en Español
  4. Asociación de Cementerios


Deja un comentario