¿Estás seguro de que son tus antepasados? Este error genealógico es más común que nunca

En el mundo de la genealogía, descubrir a nuestros antepasados es un fascinante desafío que nos permite conocer nuestra historia y raíces. Nuestros antepasados, esas personas que nos han transmitido su legado a través de generaciones, pueden revelarnos información invaluable sobre quienes somos hoy en día. Sin embargo, ¿qué pasaría si te dijera que podrías estar cometiendo un error genealógico sin ni siquiera darte cuenta? Sí, es posible que no todo lo que has creído sobre tus antepasados sea realmente cierto. Acompáñanos en este artículo para descubrir cómo este error genealógico se ha vuelto más común que nunca, y qué medidas puedes tomar para asegurarte de que realmente son tus antepasados.

La historia familiar es un pasatiempo fascinante y gratificante que cada vez es más emocionante. Con nuevos registros, herramientas y métodos de investigación que surgen cada día, existen oportunidades aparentemente infinitas para la exploración y la colaboración.

Pero como la mayoría de nosotros ya sabemos, también hay innumerables formas de cometer errores. Y en el mundo interconectado de la investigación en línea, estos errores pueden extenderse como la pólvora.

La genealogía es inherentemente colaborativa y compartir información es una gran parte del viaje para muchos de nosotros. Porque ¿quién quiere investigar en una burbuja? La genealogía se trata de conexiones y, sin el espíritu de compartir, ninguno de nosotros sería capaz de ampliar nuestra investigación en gran medida.

Pero como comentamos en un artículo anterior, compartir requiere precaución (ya sea que estemos tomando prestado del árbol genealógico de otra persona u ofreciendo nuestro propio árbol genealógico a otros). Debido a que es tan fácil para alguien obtener nuestra información y manejarla, debemos tener mucho cuidado con los datos que publicamos en línea.

Haga descubrimientos instantáneos en su árbol genealógico ahora

Imagínese agregar su árbol genealógico a un sitio web simple y obtener instantáneamente cientos de nuevos descubrimientos de historia familiar. MyHeritage ofrece dos semanas de acceso gratuito a su amplia colección de 18 mil millones de registros históricos, así como a su tecnología de comparación que le brinda instantáneamente nueva información sobre sus antepasados. Regístrese utilizando el enlace a continuación para descubrir qué puede aprender sobre su familia.

Y eso nos lleva a una parte muy importante de nuestra investigación de historia familiar que fácilmente puede salir mal: la conexión entre generaciones. Cada vez es más común, demasiado común.

Más que cualquier otra área, esta área es más susceptible a errores que pueden destruir por completo la precisión de una rama entera de nuestro árbol. Cualquiera que haya estudiado la historia familiar durante algún tiempo ha visto esto en acción: uno o más padres falsos en un árbol genealógico, a veces copiados una y otra vez por otros.

Por supuesto, una “mala conexión” le puede pasar fácilmente a cualquiera y no siempre es una cuestión de métodos de investigación deficientes. La mayoría de nosotros hemos cometido un error sobre la paternidad en algún momento. Pero si invertimos en nuestra investigación y pensamos en el abastecimiento adecuado, normalmente detectaremos el error con bastante rapidez.

Entonces por qué Es ¿Está tan extendido este error en los árboles públicos? Porque es un simple error cualquier hacer historiadores familiares, por muy cautelosos que sean. Y seamos realistas, no todo el mundo está interesado en desarrollar un árbol de alta precisión. Algunos historiadores familiares sólo están allí por poco tiempo y sienten poca curiosidad por el pasado de su familia. Y eso no tiene nada de malo. La investigación genealógica está destinada a ser divertida y puede ser un pasatiempo simple y pasivo para alguien y aun así enriquecer su vida y la de los demás.

Pero por esta razón, cada uno de nosotros debe asumir la responsabilidad de lo que creemos sobre los árboles de otras personas, además de lo que agregamos a los nuestros.

Antes de tomar prestada o compartir información, debemos preguntar:

Estoy seguro de que ¿Que las conexiones que veo en el árbol genealógico de esta otra persona son correctas? ¿Existen fuentes de calidad para asegurar las conexiones? ¿Parece que este investigador fue cuidadoso con la información que añadió?

Estoy seguro de que ¿Que he realizado las conexiones correctas en mi propio árbol? ¿Estoy dispuesto a compartir esto en un formato que fomente la copia?

18 mil millones de registros genealógicos gratuitos durante dos semanas

Ahora obtenga dos semanas completas de acceso gratuito a más de 18 mil millones de registros genealógicos. También obtienes acceso a la herramienta de descubrimiento MyHeritage, que encuentra automáticamente información sobre tus antepasados ​​cuando cargas o creas un árbol genealógico. ¿Qué aprenderás sobre el pasado de tu familia?

Si respondemos “no” a cualquiera de estas preguntas, es hora de dar un paso atrás y pensar en nuestro próximo paso.

Si ahora crees que no tienes de qué preocuparte porque:

A) Nunca copias los árboles de otras personas o

B) Sabes que has hecho tu debida diligencia. cada uno conexión que hiciste en tu propio árbol,

¡Genial! Pero también debes tener en cuenta que este tipo de error es tan común que recientemente se descubrió que una línea completa en El árbol de Hillary Rodham Clinton estaba completamente equivocado. ¿Se debió esto a copias indiscriminadas y a una investigación descuidada? Tal vez, pero lo más probable es que haya sucedido. a pesar de una cuidadosa investigación.

En este caso, los investigadores crearon una de las «malas conexiones» más comunes: utilizar por error la identidad de una persona similar con el mismo nombre en un árbol. No es nada raro que haya otra persona con el problema. tener el mismo nombre que su antepasado que nació en un lugar y fecha similar. Esto es particularmente cierto si se trata de un nombre o apellido común, pero también puede ocurrir con nombres aparentemente inusuales.

Y, por supuesto, si accidentalmente utilizas la información para el incorrecto Individualmente en tu investigación te desviarás con uno linea entera muy rapido.

Pero nosotros puede Evite esto.

La forma más importante de evitar que accidentalmente tomemos el camino equivocado en nuestra investigación es asegurarnos de que cada conexión que hagamos sea tan precisa como podamos juzgar. Es importante no hacer suposiciones en su propia investigación y no simplemente tomar la investigación de otra persona al pie de la letra.

Al agregar una nueva generación a su árbol genealógico, asegúrese de lo siguiente:

No te limites a copiar la investigación de otra persona. Examine cuidadosamente cada fuente que tenga esta persona y, si no hay la documentación adecuada, encuéntrela usted mismo.

Tener una combinación aceptable de “documentos de conexión”. que mantienen unidas a vuestras generaciones. Aunque estas fuentes pueden cambiar de una situación a otra, siempre deben incluir documentos que muestren claramente a un niño adulto que está investigando. Y los padres juntos. Inicialmente puede ser un certificado de matrimonio o un certificado de defunción. Busque esta información primero, luego retroceda en el tiempo para verificar más la información utilizando registros de nacimiento, bautismo, censo y otros. Asegúrese de que la imagen que se forme tenga sentido y no pase por alto ninguna discrepancia o datos comunes; podrían ser una señal de que se ha desviado del camino o que algo anda mal. Mantenga datos consistentes y asegúrese de que las discrepancias en los nombres o edades de los hermanos, las fechas de nacimiento de las personas o la ortografía de los apellidos sean meras discrepancias y no una señal de que usted es la persona equivocada.

Evite agregar documentos a su árbol genealógico que no puedes estar seguro de si realmente estás conectado con tu antepasado sólo porque el nombre y el año de nacimiento son similares. A veces necesitamos dar un acto de fe al realizar una investigación genealógica, pero debemos tomarnos el mayor tiempo posible para asegurarnos cada vez de que el documento sea realmente una adición correcta.

No des grandes saltos. Una vez que haya encontrado a los padres de un antepasado, revise cuidadosamente los registros hacia atrás y haga conexiones siempre que pueda para asegurarse de no asignar accidentalmente a las personas equivocadas a su árbol genealógico.

Ten cuidado con los padrastros o padres adoptivos. La gente se volvía a casar y a menudo adoptaba niños en el proceso, ya fuera legal o no. Si una persona se volvió a casar mientras sus hijos todavía estaban en casa, el nuevo padre o madre puede incluso figurar como padre biológico en un certificado de matrimonio o de defunción. A veces prácticamente no hay evidencia que lo revele. Por lo tanto, asegúrese siempre de encontrar un certificado de nacimiento de su antepasado una vez que haya obtenido los documentos pertinentes para conectarlos. La mayoría de los programas de árbol genealógico ofrecen la posibilidad de agregar padrastros o padres adoptivos, lo que le permite registrar la importancia de esa persona en la vida de un niño mientras se mantiene un linaje biológico preciso.

En caso de duda, vuelva a comprobarlo siempre. No dejes conexiones importantes al azar. Nadie quiere pasar años investigando una línea y darse cuenta de que ni siquiera es la suya.

Si tienes dudas sobre alguna de las conexiones de tu árbol, te recomendamos que te tomes el tiempo de revisar cada una y asegurarte de tener las fuentes que necesitas para asegurarte de tener la información correcta.

Y si este no es el caso y no encuentras ninguna documentación que acredite la conexión, deberías plantearte eliminar la información de los árboles públicos o exponer claramente tus dudas. Un simple signo de interrogación después de un nombre alerta a un colega sobre su inquietud. Luego podrá agregar una nota que se adjuntará a esa persona.

Y si ve el árbol genealógico de otra persona que muestra una línea incorrecta, tómese un momento para dejarle una nota para que todos podamos ayudar a evitar uno de los errores más comunes y destructivos en genealogía.

De: Melanie Mayo | Editor, Diario de Historia Familiar

Imagen: Grupo de retratos de la Unión de Masones Afroamericanos, Jacksonville, Florida. Alrededor de 1899. Biblioteca del Congreso

Publicado originalmente en febrero de 2016.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






¿Estás seguro de que son tus antepasados? Este error genealógico es más común que nunca

¿Estás seguro de que son tus antepasados? Este error genealógico es más común que nunca

La investigación genealógica es un apasionante viaje en el tiempo que nos permite reconstruir nuestra historia familiar. Sin embargo, en este proceso, es común cometer errores que nos llevan a conclusiones equivocadas sobre nuestros antepasados. Un error genealógico que está cada vez más extendido es asumir que los registros disponibles en línea son siempre correctos y confiables.

¿Por qué este error es más común que nunca?

En la era digital en la que vivimos, es más fácil que nunca acceder a información genealógica en línea. Existen numerosas plataformas y bancos de datos que facilitan la búsqueda de nuestros antepasados. Sin embargo, la disponibilidad de estos registros no garantiza su exactitud.

Es importante recordar que los documentos históricos pueden contener errores, y los registros genealógicos no son una excepción. Errores de transcripción, cambios de nombre o fechas incorrectas son algunas de las posibles imprecisiones que se pueden encontrar en estos registros. Además, la información proporcionada por otros usuarios de genealogía en línea puede no siempre ser precisa.

¿Cómo evitar este error?

Evitar este error genealógico requiere una cuidadosa investigación y verificación de cada pieza de información que recopilemos. A continuación, te presentamos algunas recomendaciones para evitar conclusiones equivocadas sobre tus antepasados:

  1. Consulta múltiples fuentes: No te bases únicamente en un único registro o fuente de información. Compara datos de diferentes fuentes para corroborar su veracidad.
  2. Verifica la información: Examina detenidamente cada detalle, como nombres, fechas y lugares. Cruza los datos y verifica su coherencia en diferentes registros.
  3. Utiliza libros y documentos originales: Si es posible, accede a documentos originales o copias autenticadas para obtener la información más precisa.
  4. Consulta a expertos: Si tienes dudas o necesitas ayuda, busca asesoramiento de especialistas en genealogía. Ellos pueden brindarte orientación y ofrecerte diferentes perspectivas.

Recuerda que la investigación genealógica es un proceso continuo. Nunca debemos dar por sentado que nuestros antepasados son correctos sin una adecuada verificación de los hechos.

Si estás buscando información genealógica precisa y confiable, te recomendamos visitar sitios como FamilySearch y Ancestry. Ambos son reconocidos por su vasto catálogo de registros y ofrecen herramientas útiles para llevar a cabo tu investigación familiar.


Deja un comentario