La historia de los grandes almacenes.

En la actualidad, los grandes almacenes forman parte esencial de nuestra experiencia de compra, pero ¿alguna vez te has preguntado cómo se originaron? Sumérgete en un fascinante viaje a través del tiempo y descubre la historia apasionante de los grandes almacenes. Desde sus humildes comienzos hasta convertirse en gigantes del comercio minorista, estos establecimientos han dejado una huella imborrable en nuestra sociedad. Desde personajes icónicos hasta innovaciones revolucionarias, desvelaremos los secretos y curiosidades de los grandes almacenes. Prepara tus maletas que pronto partiremos en este recorrido único por «La historia de los grandes almacenes».

Cuando William Whiteley se jactó de que sus grandes almacenes de Londres vendían “de todo, desde alfileres hasta elefantes”, un clérigo decidió ponerlo a prueba. El elefante fue debidamente entregado, con un cumplido de William Whiteley, en el jardín delantero de la rectoría del clérigo. Era el final del siglo XIX, una era de confianza, comercio y modernidad. Más tiempo libre y redes de transporte dramáticamente mejoradas permitieron que floreciera el comercio minorista. Y ninguna tienda estaba mejor preparada para servir a esta nueva cultura minorista que los grandes almacenes.

Muchos grandes almacenes modernos se han convertido en instituciones culturales, pero estos nombres familiares tienen orígenes mucho más humildes, en una época en la que las compras eran muy diferentes de lo que son hoy.

Las compras han existido desde que la gente necesitaba comprar y vender productos, pero no fue hasta la era georgiana que el comercio minorista pasó a primer plano. En el siglo XVIII surgieron los mercados minoristas y las compras rápidamente se convirtieron en una actividad de moda para los ricos. Las tiendas de primera clase llenaban las calles principales de las ciudades más grandes, disfrutando de la avalancha de una clientela adinerada que buscaba productos de alta calidad de joyeros, sastres, sombrereros y fabricantes de muebles.

A partir de mediados del siglo XIX, el bazar reunió una gran variedad de productos bajo un mismo techo, con zonas separadas para hombres y mujeres para garantizar la discreción. En lugar de negociar el precio, cada artículo se marcaría con su precio y los clientes también podrían solicitar un reembolso. Un anuncio de 1877 encontrado en la Biblioteca Británica dice claramente: “Todo lo que no esté aprobado [Will Be] “Se les devuelve el dinero” y la popularidad de los bazares creció gracias a su mayor selección y condiciones de venta más favorables.

Los precios de los bienes raíces eran altos en los distritos comerciales, y el aspirante a propietario de la tienda, que deseaba expandir su negocio, convirtió el espacio de almacenamiento y almacenamiento de la tienda en espacio comercial en lugar de comprar propiedades adyacentes, abriendo la oportunidad para departamentos individuales. En 1870 Debenham y Freebody tenían 27 piezas, entre pieles, vestidos, sombrillas y cortinas para el hogar. El personal, el espacio de trabajo y las oficinas se trasladarían a apartamentos más baratos en calles laterales cercanas.

Los grandes almacenes John Lewis comenzaron como una tienda de productos secos. La primera tienda John Lewis en Oxford Street tenía 50 tonos de seda negra para satisfacer las necesidades de los dolientes. John Lewis formó parte de una cohorte original de pañeros que dieron su nombre a los grandes almacenes, junto con William Whiteley (1867), Arthur Liberty (1875) y, en Escocia, Charles Jenner (Jenners, 1838), mientras que tanto Harrods como Fortnum and Mason Comenzó como tiendas de comestibles emitidas.

Más así
La historia de los grandes almacenes.

La tienda de John Lewis en Oxford Street, 1936 Getty

Los grandes almacenes también proporcionaron nuevos puestos de trabajo para la clase trabajadora, aunque sus experiencias diferían mucho de las de los clientes. A los trabajadores no se les permitía salir de casa y se les podían imponer multas por delitos como chismes e inacción. Whiteley empleaba a sus asistentes seis días a la semana, de 7 a.m. a 11 p.m. Tenían que estar de pie todo el día y vivir en la tienda. Los periódicos contemporáneos dan cuenta clara de su situación Tiempos de Kilburn en mayo de 1880 informó: “Una vendedora de Londres se ha ahogado. El hecho se atribuye a los excesivos dolores de cabeza que padecía desde su situación inicial, los cuales atribuía a estar de pie durante horas seguidas en la tienda». Gaceta de Pall Mall retomó el asunto en diciembre de 1887, declarando: «Sostenemos que la vida detrás del mostrador es por naturaleza tan fatigante, y en algunos aspectos tan perjudicial para la salud, que es deber de todos los empleadores que emplean trabajadoras proporcionarles todos los cuidados razonables». comodidad». El autor continúa sugiriendo algunas «servicios apropiados» como «muchos más asientos y mucha más libertad en su uso… y una tarde libre a la semana». Aunque la Ley de Asientos para Vendedores de 1899 generó invenciones para asientos temporales, no se hizo cumplir y, en consecuencia, no se mejoraron las condiciones de trabajo.

Bon Marché de Brixton fue el primer gran almacén construido expresamente en Inglaterra. Inaugurado en 1877, también fue el primer edificio con estructura de acero del país. La revista el trabajador de la construcción lo describió en 1877 como un «gran y hermoso edificio de mercado nuevo… se estima que costó al menos £ 70.000 sin incluir el terreno». Su visión era revolucionaria: «crear una novedad en el alojamiento de mercado en la metrópoli e incluir la venta de casi todos los alimentos, muebles y prendas de vestir imaginables bajo una sola dirección, con todos los empleados viviendo cerca de las instalaciones en una gran bloquear.» “. Bon Marché marcó el comienzo de una época dorada para los grandes almacenes y, a finales del siglo XIX y principios del XX, fueron un símbolo de la modernidad metropolitana.

La historia de los grandes almacenes.

Tienda de telas de Peter Robinson, Oxford Street, 1891 Getty

En 1905, los legendarios grandes almacenes Harrods eran los grandes almacenes más grandes de Europa, con 3.000 empleados y una facturación anual de 2 millones de libras esterlinas. Desde sus humildes comienzos, Harrods se había convertido en una institución cultural: un lugar de elegancia y esplendor. Pero a partir de 1909 surgió un rival: Selfridges. Harry Gordon Selfridge rápidamente se hizo un nombre en Oxford Street con unos magníficos grandes almacenes barrocos que llevan su nombre. Contaba con 100 departamentos además de restaurantes, salas de lectura y escritura, áreas de refrigerio, un jardín en la azotea y personal capacitado en ventas y demostraciones. Los grandes almacenes ya no eran sólo un lugar para comprar. Se había convertido en un destino para damas de alta sociedad y al que asistían miembros de la familia real. Un catálogo de Harrods de 1904 establece la gama de servicios que se ofrecen: “compra o venta de acciones y valores, alquiler de cajas fuertes, reserva de una platea para el teatro, almacenamiento de pieles, tapices, etc.”. Harrods, en particular, aprovechó mucho su patrocinio real, incluido el de la princesa Isabel, que visitó el departamento de mascotas en 1939, a los 13 años, con su hermana, la princesa Margarita. Las jóvenes princesas “mostraron gran interés por todo lo expuesto, mientras que la princesa Isabel seleccionó collares y una cama para su propio perro Corgi”.

El aumento del tiempo libre de la clase media marcó el comienzo de una nueva era de consumo. Los grandes almacenes comenzaron a reconocer la importancia de las compras como una experiencia, y el establecimiento de salas de refrigerios hizo que una excursión de un día a la ciudad fuera accesible para las mujeres de clase media y alta que podrían beneficiarse de mejores redes de transporte. Las tiendas antes preferían el servicio de mostrador, pero ahora se fomenta una forma diferente de comprar: la navegación. Sin embargo, esto también facilitó el hurto en las tiendas. una cuenta en globo de 1909 habla de «Lizzie Bright de Clapham Common, quien fue acusada de robar un paraguas por valor de 12 chelines… Se demostró que anteriormente había sido condenada por robos insignificantes en tiendas y todavía estaba bajo reconocimiento». El señor Mead la condenó a tres meses de trabajos forzados”.

A principios del siglo XX, los comerciantes inteligentes centraron su atención en la exposición. Los productos se presentarían en pantallas espaciales realistas utilizando maniquíes y gráficos para ayudar al cliente a imaginar los productos en su propia casa. Diseñados pensando en la experiencia de compra, los edificios cuentan con amplios interiores tipo catedral, grandes espacios y paneles de vidrio, todo ello alojado en marcos de hierro y luego de acero. En el interior se utilizó tecnología de última generación, como ascensores y escaleras mecánicas, para garantizar un flujo continuo de clientes.

La historia de los grandes almacenes.

Los grandes almacenes Harrod’s, 1925 Getty

Los grandes almacenes no se construyeron sólo en las grandes ciudades. Aunque las tiendas provinciales nunca fueron tan grandes como las de Londres, se beneficiaron de tarifas más baratas y normas de construcción menos estrictas. William McIlroy (1903) fue llamado «Palacio de Cristal de Reading» debido a su estructura continua de paredes de vidrio.

Los minoristas independientes continuaron prosperando durante la Primera Guerra Mundial, pero lucharon con los grandes almacenes en los difíciles años que siguieron. Entre guerras, más personas disfrutaron de mejores niveles de vida y los grandes almacenes buscaron atender a un espectro social más amplio. Las compras a plazos, que permitían a los clientes de recursos limitados adquirir artículos de alta calidad mediante pagos a plazos, llevaron una amplia variedad de productos a nuevos públicos y llevaron a las tiendas a ampliar su variedad de electrodomésticos, muebles y alfombras.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Debenhams era el mayor grupo de grandes almacenes, aunque House of Fraser empezó a recuperar terreno en los años cincuenta. Las cadenas regionales de minoristas independientes que anteriormente habían disfrutado de un crecimiento, como Lewis’s de Liverpool, que tenía tiendas en varias ciudades del norte, fueron gradualmente absorbidas por las cadenas nacionales. Tiendas como John Lewis y Debenhams se convirtieron en puntos de referencia muy conocidos de la ciudad y del centro de la ciudad, alrededor de los cuales se reunían otras tiendas.

Sin embargo, esta presencia dominante en el paisaje urbano no iba a durar. La llegada de Internet y los cambios en la forma en que compramos han tenido un profundo impacto en estas “catedrales del comercio”, como lo expresó el escritor francés Émile Zola. En su apogeo, los grandes almacenes eran más que una simple tienda; Era un lugar donde se podía tomar té en la azotea o ver un desfile de moda. Una visita encendió la imaginación.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Preguntas frecuentes sobre la historia de los grandes almacenes

Preguntas frecuentes sobre la historia de los grandes almacenes

Los grandes almacenes han sido parte esencial de la vida moderna, brindándonos una amplia variedad de productos y servicios en un solo lugar. La historia de estos establecimientos comerciales es fascinante y ha experimentado numerosos cambios a lo largo de los años. A continuación, te presentamos algunas preguntas frecuentes sobre la historia de los grandes almacenes que te ayudarán a comprender mejor su evolución.

1. ¿Qué son los grandes almacenes?

Los grandes almacenes son establecimientos comerciales que ofrecen una amplia gama de productos y servicios bajo un mismo techo. Estos establecimientos se caracterizan por su tamaño considerable y por contar con diversas secciones, como moda, electrónica, hogar, belleza y alimentación, entre otras.

2. ¿Cuál fue el primer gran almacén?

El primer gran almacén moderno se considera como el Bon Marché, abierto en París en 1852. Fue fundado por Aristide Boucicaut y su esposa Marguerite, y se destacó por ofrecer una amplia gama de productos en un edificio con una arquitectura innovadora.

3. ¿Cuál es la diferencia entre una tienda departamental y un gran almacén?

Aunque ambos términos a menudo se utilizan indistintamente, existe una diferencia sutil entre una tienda departamental y un gran almacén. Las tiendas departamentales suelen centrarse más en productos de moda y pueden albergar marcas exclusivas, mientras que los grandes almacenes ofrecen una amplia gama de productos en diferentes categorías.

4. ¿Cómo influyeron los grandes almacenes en la revolución comercial?

La aparición de los grandes almacenes en el siglo XIX marcó una revolución comercial. Estos establecimientos introdujeron conceptos como la autoelección, precios fijos, devoluciones y la idea de ‘todo en un solo lugar’, lo cual cambió la forma en que las personas realizaban sus compras y vendían productos.

5. ¿Cuáles son algunos de los grandes almacenes más famosos del mundo?

Existen muchos grandes almacenes emblemáticos en todo el mundo. Algunos de ellos incluyen el Harrods en Londres, Macy’s en Nueva York, Galeries Lafayette en París y Selfridges en Londres.

6. ¿Cómo han evolucionado los grandes almacenes a lo largo del tiempo?

Los grandes almacenes han experimentado una gran evolución a lo largo de la historia. Desde el uso de nuevas tecnologías para mejorar la experiencia del cliente, hasta la incorporación de servicios en línea y programas de fidelidad, han sabido adaptarse a los cambios en los hábitos de compra de las personas.

Si deseas conocer más detalles sobre la historia de los grandes almacenes, puedes visitar los siguientes enlaces:

  1. Historia.com – Historia de los grandes almacenes
  2. Revista del Marketing – Grandes almacenes y su evolución en el tiempo
  3. National Library of Medicine – The Great American Department Store

Los grandes almacenes han dejado una huella significativa en la historia del comercio minorista y siguen siendo una parte importante de nuestra sociedad. Con su amplia oferta de productos y servicios, han transformado la forma en que compramos y han dejado su marca en la cultura consumista moderna.


Deja un comentario