Padrón municipal: ¿qué es?

El padrón municipal es un término que escuchamos frecuentemente, pero ¿sabemos realmente qué significa? En este artículo, te explicaremos de manera sencilla y clara qué es el padrón municipal y cuál es su importancia en nuestra vida cotidiana. Acompáñanos para descubrir los detalles de este registro fundamental y cómo nos afecta a todos como ciudadanos.

Si ha investigado su historia familiar, encontrará que los registros de bautismo, matrimonio y entierro que mantienen las parroquias locales son invaluables para rastrear los hitos en la vida de sus antepasados. Pero además de estas conocidas piedras de construcción, las comunidades conservaban muchos otros registros.

Antiguamente, cada iglesia parroquial guardaba sus registros, incluidos los registros de bautismos, matrimonios y entierros, en un cofre de madera. Por lo tanto, estos se conocieron como archivos del tesoro parroquial. Además de los registros, los registros también podrían incluir actas de reuniones celebradas por funcionarios municipales; libros de precios; cuentas; Tarjetas; actos de caridad; Planos de asientos de la iglesia; documentos de liquidación y bastardos; y contratos de formación.

La comunidad, supervisada por los jueces de paz locales, era el centro del gobierno local, y se celebraban reuniones periódicas para discutir todos los aspectos de la vida comunitaria en una sala de la iglesia llamada sacristía, en la que se guardaban las vestimentas, las vestimentas del clero. y el Coro – se conservaron. También se cumplieron. Con el tiempo, la reunión en sí pasó a conocerse como sacristía y las actas elaboradas se denominaron actas de sacristía. Una de las principales tareas de la sacristía era la determinación, recaudación y administración de las tasas eclesiásticas y parroquiales, que se basaban en el valor de la propiedad. Los ingresos y gastos de estos fondos parroquiales a menudo se presentaban en forma de factura.

Padrón municipal: ¿qué es?

Un registro de los celadores de Hampton Lucy, Warwickshire, 1734

Los líderes comunitarios eran elegidos anualmente durante las reuniones de la sacristía. Se esperaba que cada propietario responsable tomara su turno como vicario, aunque algunos pagaban una tarifa para ser relevados de sus funciones. Los puestos más importantes incluían a los celadores, que se ocupaban de los asuntos de la iglesia, y a los supervisores parroquiales, cuyo trabajo era cuidar de los pobres. Otros funcionarios electos que suelen figurar en los registros de la iglesia incluyen al oficial de policía, que mantenía la ley y el orden; el sacristán, que era responsable del mantenimiento del cementerio; el capataz o agrimensor que mantenía los caminos y puentes; y el secretario municipal, que ayudó al titular y mantuvo los registros del municipio. En las comunidades más pequeñas era común que algunas tareas se agruparan.

Las parroquias tenían al menos dos celadores y era su responsabilidad administrar los fondos de la iglesia, que provenían de los impuestos de la iglesia, las limosnas o los ingresos de la tierra o los animales. Estos fondos se utilizaron para mantener la estructura de la iglesia, vestimentas y vajillas, y para proporcionar pan y vino para la comunión. Como parte de una visita, los líderes de la iglesia también presentaron ante el tribunal del archidiácono a aquellos que fueron acusados ​​de violar las reglas de la iglesia. Sus informes brindan información sobre el papel central de la iglesia en la comunidad y a menudo mencionan a los comerciantes y a aquellos a quienes se les paga para atrapar plagas en la comunidad.

Más así

Registros de los pobres

Después de la Ley de Pobres de 1601, las cuotas parroquiales se centraron en el cuidado de los pobres. Ésta era la principal preocupación de la mayoría de las juntas parroquiales, aunque también hubo que dedicar fondos a carreteras y otras obligaciones legales. El dinero recaudado lo distribuían los supervisores parroquiales, cargo que data del año 1572. Las listas de pagos monetarios a los feligreses necesitados que estaban enfermos, desempleados o ancianos se registran en las actas de la sacristía o en las cuentas de supervisores separados en las parroquias más grandes. También se enumeran los pagos a quienes brindaron asistencia práctica, como refugio, ropa o medicinas, a los necesitados. También vale la pena mencionar a los pobres sanos a quienes se les pagó por su trabajo en la comunidad. Los niños pobres, especialmente los huérfanos o los nacidos fuera del matrimonio, pueden ser inscritos en contratos de aprendizaje porque ya no necesitan apoyo financiero después de formarse en otra comunidad.

Varias leyes sobre pobres estipulaban que una persona sólo tenía derecho a ayuda para pobres en su lugar de residencia, que podía obtenerse si permanecía en una parroquia durante 40 días. Según la Ley de ayuda a los pobres de 1662, una persona podría ser devuelta a su lugar de residencia a menos que alquilara una casa con un valor anual de al menos £ 10 o pudiera demostrar que no estaría obligado a pagar impuestos si hubiera vivido en la parroquia. por menos de 40 días. Esto aseguró que cada comunidad fuera responsable únicamente de sí misma, ya que las comunidades más ricas podían ser un imán para los pobres. Era trabajo del policía llevar a los que no tenían asentamiento hasta la frontera municipal. Las personas rechazadas pueden aparecer en sus cuentas si se mantuvieran separadas y también pueden documentarse en órdenes de deportación. Antes de ser deportados, los posibles solicitantes eran examinados primero por dos jueces de paz para determinar su lugar de residencia. El testimonio obtenido en estas investigaciones de acuerdos puede proporcionar una biografía detallada de la vida y la historia de una persona.

Luego hubo algunos cambios en las regulaciones relativas a la facturación. En 1685 sólo podía concederse tras informar a la parroquia de la presencia de una persona. A partir de 1691, pagar el impuesto municipal, trabajar como funcionario parroquial, trabajar como sirviente en la parroquia durante un año o formarse en la parroquia ofrecía oportunidades adicionales para obtener la residencia. Las mujeres recibían un asentamiento si se casaban con un hombre de la comunidad, mientras que los niños menores de siete años recibían el lugar de asentamiento de su padre.

Una ley de 1696 también permitía a las familias trasladarse a una nueva parroquia si tenían un certificado de la parroquia de su residencia, que asumía la responsabilidad de ellas. Estos certificados a veces se guardan en el tesoro parroquial. Según la Ley de expulsión de pobres de 1795, no se permitía expulsar a los pobres a menos que realmente necesitaran ayuda. Los registros bien pueden incluir correspondencia entre parroquias, particularmente si hubo disputas sobre el lugar de residencia de una persona.

Padrón municipal: ¿qué es?

Un registro de auditoría de asentamiento de Middlesex, 1792

Los costos de mantener a un hijo fuera del matrimonio podrían representar una carga financiera significativa para las parroquias. A partir de 1697, la jurisdicción recayó en la parroquia en la que nació el niño, independientemente de dónde residía la madre (o el padre). Esto llevó a que los agentes de policía persiguieran a mujeres solteras muy embarazadas de una comunidad a otra. A partir de 1743, el niño tuvo que hacerse cargo del cuidado de la madre, pero si se podía persuadir a los padres para que se casaran, la madre y el niño eran colocados en la parroquia del padre. Después de 1732/1733, una mujer que estaba embarazada de un hijo fuera del matrimonio estaba obligada legalmente a identificar al padre y someterse a un examen ilegítimo. Una vez conocida la identidad del presunto padre, se emitiría una orden de aprehensión ilegítima en su contra. Tendría que comparecer ante los jueces de paz locales para que se pudiera gestionar el apoyo financiero. Esto se detallaría en un vínculo bastardo y luego el padre firmaría un vínculo bastardo. De vez en cuando, otro pariente aceptaba pagar el dinero en nombre del padre. Por lo tanto, las investigaciones ilegítimas, las órdenes de arresto, las órdenes judiciales y las fianzas pueden proporcionar información importante sobre los hijos ilegítimos.

¿Dónde se pueden encontrar los registros de la tesorería municipal?

Algunos archivos de baúles de iglesias ahora han sido digitalizados por sitios web de historia familiar. ascendencia tiene colecciones de búsqueda de registros parroquiales de Dorset y Warwickshire, así como directorios de la parroquia de Kensington, Middlesex. encontrar mi pasado tiene registros parroquiales de Plymouth y West Devon. Los registros del tesoro comunitario que no están disponibles en línea están disponibles en archivos locales. Puede explorar los catálogos de servicios de archivos locales en descubrimiento, el motor de búsqueda de los Archivos Nacionales. Las sociedades regionales de historia familiar también pueden haber publicado índices de los registros del tesoro municipal.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded






Padrón municipal: ¿qué es?

Padrón municipal: ¿qué es?

El padrón municipal es un registro administrativo que recoge información sobre los habitantes de un municipio específico. Se utiliza como una herramienta fundamental para la gestión y organización de las actividades y servicios municipales.

¿Cuál es la utilidad del padrón municipal?

El principal objetivo del padrón municipal es mantener actualizada y precisa la información sobre la población residente en un municipio. Esto permite a las autoridades municipales contar con datos demográficos y sociodemográficos confiables para tomar decisiones informadas y planificar acciones en beneficio de los habitantes.

Además, el padrón municipal es esencial para el cálculo y distribución de recursos económicos, tanto del gobierno central como autonómico. Estos fondos se destinan al financiamiento de servicios públicos, infraestructuras, educación, sanidad y otros programas sociales de interés comunitario.

¿Qué información se recoge en el padrón municipal?

El padrón municipal contiene datos básicos de identificación de cada residente en el municipio, como el nombre completo, el sexo, la fecha de nacimiento, el lugar de nacimiento, el estado civil y el domicilio habitual. Asimismo, también se registran otros datos relevantes como la nacionalidad y la filiación.

Es importante destacar que la inscripción en el padrón municipal es obligatoria para todos los ciudadanos mayores de 16 años, y se debe realizar al cambiar de residencia, bien sea temporal o permanente.

¿Cómo se obtiene el certificado de empadronamiento?

El certificado de empadronamiento es un documento que acredita la residencia en un determinado municipio. Se puede obtener solicitándolo en el Ayuntamiento correspondiente, presentando la documentación requerida, que suele incluir el DNI o NIE, el contrato de arrendamiento o escrituras de propiedad, y el formulario de empadronamiento debidamente cumplimentado.

Este certificado es necesario para realizar diversos trámites oficiales, como la solicitud de documentos de identidad, el acceso a servicios públicos, la inscripción en centros educativos, y en general, para realizar cualquier trámite que requiera acreditar el domicilio.

Referencias Externas:

  1. Instituto Nacional de Estadística (INE)
  2. Seguridad Social
  3. Boletín Oficial del Estado (BOE)


Deja un comentario